2 jul. 2008

UNA SOLA PUERTA




"Una sola puerta de tres abierta...


Llegó el verano, y con él, calores piel cangrejera y la palabra mágica VACACIONES. Hay que desconectar, es necesario, poner algo de tierra a lo cotidiano y si puede ser conocer algún lugar nuevo.


En este pequeño retiro estival que ahora comenzamos quiero hacer alguna escapada montañera, alguna fiesta chaletera, alguna charca de aguas gélidas apartada del mundanal ruido, quiero estar con quienes quiero y quiero estar con migo mismo, escarvándome por dentro, a ver si aun queda algo que escarvar.


Hay que ver el mar, parece que si no lo veo no es verano. Es algo tópico pero ocurre, la mente asocia estados de relax con lugares a los que no está acostumbrada, y es cierto, estás en la playa, y estás como poseído por el síndrome "aquí mismo me tiro y punto". Alomejor la imensidad, el horizonte lejano o la tupa de litros de agua moviéndose ayudan algo.


Me ha venido a la mente un poema de Manolillo Chinato: "Tres puertas", en él se trata el otoño como la muerte en la naturaleza, aunque en este caso, es el verano el que me ha llevado a escucharla de nuevo. Este poema ha sido recreado musicalmente por extremoduro y platero, dando lugar a una maravillosa alegoría musical que recomiendo:



Nada más, os deseo unas felices vacaciones, descansen y disfruten.


"Una sola puerta de tres, abierta.
Una sola puerta.
Enfrente, la montaña.
Pasa la nube inmensa;
toda suya... todo suyo.
Huracanes de vientos;
lluvia andante semiparalela
y en todo el monte
funerales alegres, naturales, de hojas muertas.
Los cabellos terráqueos
danzan todos iguales al son de trompetas invisibles que vienen de los mares.
Llegó el otoño; llegó la muerte...
¡Mas no para todos!
Hoy morirán hojas y animales.
Mas no morirán para siempre y,
en su transformación de mañana darán con más calor a la tierra,
de su muerte, pasado mañana, brotes de espeanza.
¡¡¡Y yo no he muerto!!!.
Me alegro de la lluvia y me alegro del viento.
Si tengo frío, me caliento;
si tengo miedo, ¡Que no lo tengo!,
susurro y pienso...
y para mañana ya me he comido mi pequeña ración de esperanza.
Una sola puerta de tres, abierta.
Una sola puerta
INMENSA "

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola pequeño, la verdad es que se te da bien escribir. Te quiero guapo. Eres el mejor marido del mundo.mua

Isra dijo...

jejej